FonddeCaveReserva_CabernetFrancEl Vinosaurio del mes es nuestra mención especial a un vino que se haya destacado y llamado nuestra atención. Seguimos con El Desafío Federal entre ceja y ceja, y como queremos estar a tono con el evento del año, en el mes de mayo optamos por que nuestro vino galardonado sea un Cabernet Franc. En nuestro último viaje por Mendoza, Daniel Pi y Sergio Casé, primer y segundo enólogo de Bodega Trapiche respectivamente, mostraron una enorme predisposición al abrirnos las puertas de la bodega y hacernos sentir como en casa. Allí probamos una enorme cantidad de etiquetas, pero entre tanta opulencia y vinos de enorme calidad, hubo uno que resaltó y nos encantó. Trapiche cumplió con holgura todas nuestras expectativas con su impresionante Fond de Cave Cabernet Franc Reserva 2010.

 

Clásico. Clásico de clásicos. Un Fond de Cave en la mesa hace años que puede traducirse en sonrisas entre los comensales. De etiqueta simple y llamativa, uno es capaz de reconocer uno de los vinos insignia de Bodega Trapiche a kilómetros de distancia. Cápsula retirada (y guardada, claro, en una de esas mañas inexplicables de algunos enófilos), y Dios sabrá por qué, lo dejamos así un rato, respirando, con la ansiedad matándonos y con esas ganas incontenibles de servirlo. Pero finalmente, todo se justifica, y la espera se olvida, sólo queda lugar para una gran experiencia.

 

El cristal de la copa se viste de Cabernet Franc, el rubí intenso ocupa su fondo, dejando una sombra ondulante sobre la mesa que acompaña cada movimiento que realiza el Vinosaurio sobre su vino. Con esta cepa sucede algo que ya es casi inevitable. Servir un vino y advertir que el violeta oscuro del centro se torna rojizo en la periferia genera una sensación agradable incomprensible. Es inevitable pensar en qué es lo que nos va a ofrecer esta uva para dar pelea, para despertar recuerdos de aromas y sabores, para despertar recuerdos de la vida, del pasado, de personas que ya no están.

 

La copa se acerca al Vinosaurio, y éste aún no lo bebe, olvidando esa ansiedad que nos mataba hace unos minutos. Porque es así, el vino se toma por los ojos, por la nariz, por la boca y por los recuerdos. Y el que no aproveche todas las oportunidades que nos da este fruto del fruto, está desperdiciando su dinero, está desperdiciando el esfuerzo del enólogo y la Bodega, está desperdiciando una experiencia abrumadora y envolvente que puede cambiarte el día, y a algunos, quién te dice, la vida.

 

Se elevan los vapores entonces de chocolate, de tabaco, y uno vuelve rápidamente a la etiqueta a buscar el tiempo en barrica. No se tarda en confirmar que la madera del vino proviene de esos 15 meses que descansó en barricas de roble, tiempo que ahora vale su peso en oro. Sólo hay que pensar que este vino tardó más tiempo en ser gestado que un humano en el vientre de su madre. Así de imperfectos somos, así de perfectos son. De manera que volvemos a posar nuestra nariz sobre la copa, y vuelven el chocolate y el tabaco, pero en esta ocasión los ajíes asados explotan en el aire, junto con un leve licor de frutas, regalándole al consumidor todo el tiempo que éste quiera antes de beber el vino.

 

IMG-20140517-WA0004

 

Finalmente, llega ese momento. Pero antes, la mesa está servida, todavía hay que esperar, sólo un poco más. Muchos serán fervorosos defensores del maridaje de cabernet franc con carnes braseadas o pastas suculentas, pero somos Vinosaurios, y si queremos, nos hacemos un pizza atrevida y violenta, de esas que pueden ir bien hasta con gin tonic. Y aún así, este gran vino se mantuvo con presencia en toda la cena.

 

Inesperadamente, es un vino fácil de beber. Complejo, suave, acaramelado y con los ajíes aún queriéndose mostrar. De buen cuerpo y final largo, de esos que se despiden lentamente, como diciéndote “No me olvides, eh”. Las copas pasan y pasan, “¿Cuántas tomaste ya?” te preguntan, y vos en vez de contestar sólo podés agradecer que la botella todavía no está vacía. No hay mucha vuelta que darle, el Fond de Cave Cabernet Franc Reserva 2010 provoca gran satisfacción, y de haber habido otra botella, puedo asegurar que le esperaba el mismo destino.

 

Como la objetividad no es más que un vicio que algunos dicen pregonar, quien escribe se hace cargo al decir que este es un vino extremadamente rico. De increíble RPC, para repetir cuantas veces sea necesario, porque realmente: vale la pena. Retiro mi sombrero, que no uso, y ofrezco una reverencia a Daniel Pi y a Segio Casé, así como a Bodega Trapiche por la gran experiencia que nos han regalado y a tan bajo precio. 

 

Posteado por:

Webmaster Vinosaurio.com

Publicado en:

Ver más información de la bodega:




CONTACTO



Uruguay 651
Piso 16 Oficina D C1015ABM
Buenos Aires
ARGENTINA


+54 (11) 5235-6660

Para consultas generales
pueden completar el
formulario de contacto
en nuestra página web
o escribirnos a

info@vinosaurio.com

Si desean enviar
información de prensa
y/o gacetillas
para su publicación
pueden hacerlo a

gacetillas@vinosaurio.com

Para enviar
información respeto a
bodegas y vinos
y enoturismo en general
pueden hacerlo a

basededatos@vinosaurio.com


scriptsell.neteDataStyle - Best Wordpress Services